En este artículo, junto con la ayuda de la psicóloga Patricia Morales, vamos a ayudarte a descubrir la importancia de conocer las fases de la respuesta sexual femenina, para ser consciente de qué ocurre en nuestro cuerpo y nuestra mente durante esos momentos de placer. También hablaremos sobre las disfunciones sexuales que sufren muchas mujeres, es decir un trastorno que dificulta o impide el mantenimiento de relaciones sexuales satisfactorias.

En la respuesta sexual femenina existen distintas fases que van sucediendo, pero no siempre los tiempos son los mismo. Cada persona es un mundo, y puede que algunas personas tarden más en pasar a la siguiente fase.

Estas fases son:

  • Deseo: son esas sensaciones que hacen que sintamos la atracción de otras personas. Están influidos por los sentimientos, pensamientos, autoestimas a parte de factores hormonales y químicos.
  • Excitación: es ese impulso sexual, el momento en el que se empieza a producir los cambios físicos en nuestro cuerpo. En el caso de las mujeres, comienza a producirse la lubricación. El papel del cerebro es muy importante en esta etapa, debemos estar relajados, dejarnos llevar por las sensaciones de lo que está ocurriendo y cultivar las fantasías.
  • Meseta: la fase donde mantenemos la excitación. Dependiendo de si las practicas sexual son más placenteras o no, la meseta será más larga o no.
  • Orgasmo: es el momento de máxima excitación. En el caso de la mujer se puede tener multiorgasmos.
  • Resolución: todo nuestro cuerpo vuelve a su ser. Se pierde la dilatación y la lubricación.

Una vez analizado las distintas fases, podremos identificar en que momento se produce la disfunción sexual. Descartando los problemas biológicos, las causas más habituales de las disfunciones sexuales se deben a errores en el aprendizaje, mitos y creencias, problemas psicológicos cómo ansiedad y estrés y conflictos de pareja.

Una vez sepamos cuál es nuestro problema es muy fácil evaluarlo. Aquí te dejamos este breve esquema:

Evaluación Disfunciones Sexuales Femenina

Por último, vamos a hablar que tipo de disfunciones existen dependiendo de en qué etapa nos encontremos:

Etapa del deseo. Existen dos tipos: deseo sexual inhibido, debido a las influencias culturales se produce una disminución del deseo sexual y la aversión al sexo, cuando se rechaza con evitación todos los contactos sexuales genitales con la pareja.

Etapa de la excitación. En esta fase suele ocurrir que la mujer no tiene suficiente lubricación, ya sea porque no pueden obtenerla en ningún momento o bien porque no la pueden mantener.

Etapa de la meseta. En esta etapa se encuentran los trastornos sexuales por dolor. La dispareunia es el dolor genital recurrente asociado a la relación sexual y el vaginismo, que son espasmos involuntarios de la musculatura de la vagina.

Etapa del orgasmo. La anorgasmia, es la ausencia del orgasmo tras su fase de excitación sexual normal. Puede deberse a la falta de relajación, un proceso de excitación previo o por falta de egoísmo sexual.

 

Si no estás satisfecha en tus relaciones sexuales y crees que puede deberse a alguno de los problemas que hemos comentado anteriormente, desde Apoyo Psicológico En Casa te animamos a que contactes con un especialista que pueda ayudarte a solucionar esas disfunciones.

Dra.: Natalia Pedrajas Sanz
Psicóloga General Sanitaria

Psicól.: Patricia Morales
Psicóloga General Sanitaria